El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...

Toru

Otra noche mas, viendo pasar la vida sin poder vivirla, miles de rostros pasan frente a mi y pocos me notan; se que para muchos en la actualidad esto sería una bendición, para mi, solo un tormento.

He visto pasar las horas desde mi prisión sin esperanzas de que alguna vez alguien se apiade de mi sufrimiento y me libere de mi martirio; la gente ya no cree, si supieran mi historia sencillamente no la creerían, es más yo mismo ya no la creo; la única prueba de la realidad es que estoy aqui, muerto en vida, despues de tanto tiempo, estoy aqui.

Todos estos años he visto tantas cosas, tantos cambios; al principio me aterraba ver como aquellos que se autodenominaban "de los mios" se destruian frente a mi, no podía soportarlo, queria cerrar los ojos y taparme los oidos pero no podía, desde aquel dia no he podido hacerlo; he tenido que ser testigo sin poder hacer nada, se que me lo habían advertido, cuando pude hacer algo no hice nada, ahora que desearía hacerlo con todas las fuerzas de mi corazón no puedo hacer nada... nada en absoluto más que ver como el dolor se hace fuerte y se apodera de los que pasan frente a mi.

Con el tiempo una de las cosas que he aprendido es a valorar los instantes en que se es libre; es increible la sensación de poder hacer cualquier cosa y me impresiona la facilidad con la que muchos se imponen flagelos que los encierran en situaciones prefabricadas; prefabricado... es una palabra de las que he aprendido en los últimos años; la gente a veces habla sin razonar la profundidad de las cosas; pre fabricado...

Bueno, ahora todo es así... prefabricado... en mi época de juventud las cosas se hacian con todo el esmero, con toda la dedicación, cada avance nos causaba admiración, por que mucho era nuevo, por que cada esfuerzo significaba algo mucho mejor, para la mayoría era excitante, para mi... no significaba nada; lástima que ahora me doy cuenta que perdí el tiempo, el valioso tiempo en el que pude haber logrado algo; tal vez tuve alguna habilidad más alla de la que supuestamente era innata en mi, la de liderar. Viendo tantas caras y tantas situaciones que pasan frente a mi a diario me permito soñar despierto con alguna profesión con la que hubiera sido diferente mi vida, tal vez si me hubiera dedicado a construir... ahora los llaman arquitectos, segun he podido deducir; o tal vez si hubiera aprendido a tejer; en aquel entonces era oficio de los hombres, con el tiempo he podido ver como lo han convertido en una forma de mantener controladas a aquellas a las que llaman damas de sociedad; aun no he llegado a imaginar como es eso de una "dama de sociedad", aunque desde este punto puedo ver tantas cosas, no puedo ver el corazón de sus hogares, así que solo puedo imaginarlo.

Recuerdo las palabras de Dhaguija, solia decir "Cjista ghist noj cobi Toru". En este idioma sería algo así como "Toru nuestro más grande lider". Lamento haber decepcionado a Dhaguija, no era el lider que esperaba, no era el de la profecia, y nunca supe si aquel llego algún dia a mi pueblo, no lo se, no lo creo; nadie defendió a mi pueblo, yo lo vi morir y estos ojos han visto pasar muchos pueblos y generaciones que mueren y renacen pero no el mio, el mio no renació, solo murió.

Pensar en esos fantasmas de pasado que ya deben haber pasado a mejor vida como se cree ahora me hace sentir aún mas solo, mi vida, mi entorno, mis creencias, mi idioma, todo se ha perdido, solo queda lo que guardo en la memoria, que cada vez es más dificil mantener, que cada vez se vuelve más borroso y absurdo; es lo que me conecta con aquellos "de los mios" que enloquecieron por mi culpa y que me conecta y me ata a mi realidad, aquella realidad que me indica, que no hay posibilidad de que alguna vez salga de aqui, que no hay posibilidad; que mi vida jamás cambiará y que estoy conedenado a ser el testigo del fin de los dias; que estos ojos serán los últimos que se cierren cuando éste mundo se acabe.

Los primeros rayos de sol asoman por detrás de las montañas y comienzan a iluminar la vegetación, los arboles se mecen y los pajaros cantan; los tonos azulados hacen ver este paisaje como algo encantador, trato de disfrutar cada amanecer y cada anochecer, aunque en mi posición se que serán eternos; pero el ver como la gente los menosprecia y no disfruta de su belleza me hace aferrarme a ellos; lo que más me agrada del amanecer es poder verla, desde que la conocí ella ha iluminado mis días en este infierno y me ha hecho sentir maravillado de nuevo; lo unico que me hace entristecerme al verla es saber que como a tantos otros, también llegará el dia de su muerte y yo lo sobreviviré; si le puedo llamar vida a esto.

Ella, es un pequeño angel; asi la llama su madre, aun cuando ya es una mujer; supongo que los ángeles deben ser como aquellos preciosos Pawaju que venían en las noches a cuidar el sueño de los niños de mi pueblo; eran hermosos, y traían sueños plácidos; se decía que si atrapabas a un Pawaju, y éste te veia a los ojos, se quedaría contigo para siempre en la forma que eligieras, se decía que algunos los transformaban en su pareja y formaban familia, otros los hacían sus hijos e inclusive algunos los convertían en sus padres perdidos.

Mi pequeño Pawaju, es extraño decirlo asi, pero desde que la vi lo pensé de esa manera; creo que dentro de todos los recuerdos que tengo y desde que he estado aqui han sido muchos, el mejor recuerdo es haberla visto por primera vez; yo veia a su madre cada mañana pasear con un pequeño coche del color de las orquideas y dar las mismas vueltas por el parque, sentarse en la misma banca a leer un libro mientras desprevenidamente mecia el coche con uno de sus pies; habia algo tan puro y maternal en esa mujer que me llamaba siempre la atención; a veces sacaba al pequeño bebé y lo levantaba, lo ponía entre sus brazos y le cantaba canciones de cuna; era hermoso verla.

Sin embargo, la primera vez que la vi... que en realidad la vi, apenas podía caminar, tenía un hermoso y pequeño vestido blanco y su cabello negro relucía ante el sol matutino, trataba de ponerse en pie pero le era tan dificil, sin embargo era maravilloso, parecía no darse por vencida, se caia y volvía a levantarse sin quejarse, sin renunciar; era increible; sus pequeños zapatos negros le impedían moverse con libertad, parecían atarla, pero ella hacia su mayor esfuerzo por conseguir su objetivo; miraba en mi dirección; seguramente creyendo que si se esforzaba lo suficiente llegaría a mi estatura, e intentaba enderezarse y hacerse cada vez más y más grande; de eso ya han pasado años; pero con ella aprendí tantas cosas; antes de conocerla no me interesaba ni el tiempo que pasaba ni aprender; seguia el flagelo de mis dias, dejandolos fluir esperando la muerte; con ella aprendí las vocales y las consonantes; e incluso aquella canción de las tablas de multiplicar; la verdad, no se como las usan; seguramente a aquellos que vivieron junto a mi les hubieran sido útiles para muchas cosas, también conocí lo que son los zapatos, los libros, las bicicletas, los autos, los teléfonos. Se que mis ojos han visto pasar los tiempos y los avances, pero con ella los palpé de una forma más cercana, creo que comence de nuevo a vivir a través de ella; trajo de nuevo la esperanza.

Recuerdo una vez; su madre la llevo a jugar al parque, ya tenía unos 8 años, segun entendí; la verdad es que ya no cuento los dias ni los meses, menos los años; han sido tantos que no ha valido la pena conservar la cuenta; el pequeño Pawaju llevaba un libro de historias; una de ellas hablaba de un principe, un principe encerrado en una prision como la mia y que ayudaba a aquellos a los que podía desde su prisión; finalmente solo los ángeles pudieron liberarlo; ahi lo supe, supe que era ella, ella logaría liberarme, mi Pawaju, liberaría al principe de la prisión de roca que lo tenía encerrado durante tanto tiempo y le daría su anhelada libertad; también supe que ella ese día lo habia entendido como yo; cuando leyo la historia, me miró a los ojos y le preguntó a su madre si yo era un principe, como el de la historia; su madre le dijo que probablemente si, que debía ser un principe que nadie conocía, que debía ser importante para estar aqui, a pesar de que con los años ya nadie sabía quien era yo y de donde venía. El pequeño Pawaju se levantó del cesped y con toda la determinación de la que fue capáz se acercó a mi y me dijo; mi principe, yo te liberaré.

Así supe que era ella, y ella pudo ver un pequeño esbozo de vida en mis ojos, lo se; a partir de ese dia, cada vez que ella podía iba a verme, y comenzó a hablarme; mucha de la gente que la veia decia que estaba loca; yo se que no lo estaba, era un ángel; veia algo que nadie mas podía ver, me veia a mi.

Con el tiempo, las cosas la fueron alejando, pasaban los días y ya no la veia, mis dias se volvian grises y a veces pasaban semanas sin oir su hermosa voz y ver sus hermosos ojos oscuros; anhelandola, soñandola despierto; había hecho una herida honda en mi alma que nadie más sanaría; pero un dia, la vi, paseaba de la mano de alguien; de un hombre, sabía que el la alejaba de mi, y dentro de todo no había reparado en el hecho de que ya no era una niña; ya el pequeño pawaju había crecido, hermosa, maravillosa, toda una flor que llegaba a la cúspide de su belleza y al verla, volví a creer, volví a sentir, volví a vivir; ella me vio y me sonrió, me saludo con la mano; en ese momento todo volvia a tener sentido; hasta que lo vi, este hombre la vio saludarme y se detuvo, la haló y comenzó a gritarle, ella le respondió a su vez y comenzaron a faltarse al respeto; eso me hirió profundamente; de nuevo me desesperaba por salir a defenderla, por ayudarla, por hacer algo, pero no podía y no puedo; el la golpeó y yo solo podía ver la escena enfurecido e inundado en lágrimas que no fluian por mis ojos por más que lo sintiera.

Ella lo dejó y el se fue; corrió hacia mi y se refugió en mi rígido cuerpo, me abrazó como si fuera su único refugio; hubiera deseado poder sentir ese abrazo, sentir su calor junto a mi; poderla acariciar y decirle que la protegería; pero no podía, aun no puedo, y eso solo me destruye. Ese dia ella de nuevo me prometió que me liberaría y creo en ella, no puedo dejar de creer en ella; creo en que vendrá a liberarme, que encontrará la forma; a pesar de que han pasado muchos amaneceres, creo que ella piensa en mi y que vendrá a sacarme de mi prisión. Solo creo en ti, mi pequeño Pawaju.

6 comentarios:

¡Qué bonito! ¿Él está convertido en una estatua? Pobrecillo.

¡Continúa Andraia!

Besuus

no jodas k es una estatua??? pues la verdad es k tiene mas sentido, yo ya me estaba imaginando cosas raras XD
necesito dormir T_T
me da penita la chica :'(

Un hermoso relato, ¿quién no ha pensado alguna vez que una estatua pueda tener vida dentro? ¡Precioso!^^

ya te dije ayer lo que opinaba y lo repito.
Es un relato que deja una sensación cálida en el modo en que lo narras.
además los que entremuestras da ganas de saber más.
queremos más!!

te iba a decir que le pusieras ese titulo XD
es el adecuado.

guau! increible. Por una parte sientes la angustia de ver pasar la vida delante de tus ojos y no poder hacer nada y al final acabas deseando que la chica lo libere. Me ha dado mucha penita...

hay más de esta historia??? siguela porque de verdad que esta muy bien ^^

Muchas gracias por los comentarios!!!! muaaakkks!!! como las quierooo!!!! ^^

Sip, hay más, así que apenas termine lo que viene lo pongo por aquí! ^^

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: