El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...


Marian recordó la cena de despedida que habían hecho sus compañeros, fue algo muy bonito verlos a todos cocinando o poniendo la mesa en el apartamento da Andrea, riendo y hablando, ese detalle jamás lo olvidaría.
Dando un suspiro Marian dejo el museo atrás y se dirigió hacia la estación del autobús, pago su pasaje y espero que el autobús que iba por la ruta que le servía llegara.
Subió al autobús, pero todas las sillas estaban ocupadas
-Señorita? L e cedo la silla- dijo una profunda voz masculina que hizo que un escalofrío pasara por l columna de Marian.
Ella se dio vuelta, mientras el hombre que le había hablado se levantaba del lugar donde estaba hacia unos segundos.
-Gracias… Ah!-Ella se sorprendió cuando vio el rostro del hombre mientras se sentaba
Era el visitante frecuente del museo.
Definitivamente ese hombre era posible de ignorar, llevaba puestos jeans negros, una camiseta negra con el estampado de un rayo, y una chaqueta de cuero del mismo color. Sus rasgos era bien definidos, su cabello negro caía mas debajo de sus hombros, lo llevaba recogido con una cinta… y por Dios esos ojos… unos increíbles ojos negros que parecían la medianoche.
Ese hombre era el modelo perfecto entre un highlander del siglo XV(como el del libro que hacía poco había leído) y uno de esos Ken motociclistas; la ropa que llevaba puesta hacia resaltar cada musculo de su cuerpo.
Dios, ese hombre parecía un dulce sueño y Marian quiso probarlo bocado a bocado.
“Que estas pensando?” se pregunto a si misma, “-no sabes quien es ese hombre, además hay uno que te espera felizmente en casa” le dijo su mente.
Luego de cuatro paradas del autobús, el pasajero que ocupaba la silla al lado de Marian se levanto, ella se movió un poco para dejarlo pasar, luego el hombre de los ojos oscuros ocupó la silla.
Ella notó de inmediato el aroma del hombre mezclado con el cuero. Cerró los ojos para grabar el aroma en su memoria…aunque no sabia por que estaba haciendo eso.
-Podrías decirme la hora?- dijo el haciendo que ella abriera los ojos
-Claro!, son las 5:37-
-Gracias- el hombre volteo su cabeza y siguió mirando por la ventana –Trabajas en el museo, verdad?- la sorprendió
-Ehhh, si! Trabajo allí; lo he visto visitar el museo un par de veces-respondió
-Un par de veces?- pregunto el-ocho para ser exactos!- rió
-Si! Ocho veces exactamente en los últimos dos meses
Ella calló repentinamente, cuando él la miro cuestionándola. Que había dicho? Él sabía que ella lo había visto en todas sus visitas al museo y hasta llevaba la cuenta!... que torpe!
-Un record para cualquier visitante!-dijo él sonriendo tranquilamente
-Realmente- rió ella. Dígame porque visita tanto el museo? Ah! estoy siento imprudente, discúlpeme por favor, no tiene por que contestar!
-El la miró y le dedicó la sonrisa más espectacular que ella hubiese visto alguna vez en la vida, era de esas que Andrea y ella describían como “sonrisa encantadora”.
-Markus Douglas-dijo tendiendo la mano hacia ella
-Marian McTearson- respondio ella estrechándole la mano
-Pensé que era colombiana
-Lo soy, es solo que mis ancestros no lo eran
-Británicos?- pregunto él
-Sip! Mi bisabuelo lo era, y usted, no es de aquí verdad?, su apariencia, su acento.
-Así es, soy escocés- asintió – naci en Aberdeenshire
Ah! por Dios!!!-pensó ella- Escocés!!!, es un escocés, ahora sí que puedo decir que conocí a un highlander, y que highlander!, no tiene que envidiarle nada a los de las novelas… además el apellido le queda perfecto… este hombre es un oscuro mar!

-Yo nací aquí en Bogotá-respondió ella
-Que bien-
Luego de un corto silencio, el habló, aunque mirando por la ventana.
-Busco algo!
-Disculpe?
-La razón por la cual voy tanto al museo, es porque estoy buscando algo en especial, una joya muy importante!
-Y está seguro que es alguna de las que se encuentra en el museo?
-Desafortunadamente no estoy seguro y todo lo que he hecho para hallarla me trae a este lugar… no precisamente al museo, pero si a esta ciudad.
-ah… entiendo.
Mentiras… no lo entendía pero bueno no iba a indagar… no era una investigadora privada.
-Marian... al parecer usted sabe mucho acerca de lo que hay aquí en cuanto a joyas… podría ayudarme?
Oh… la oferta era tentadora, era estar con él varias horas al día! Pero de pronto la mente de Marian dio un vuelco… y si era un ladrón profesional?... si era uno de esos embaucadores que querían hacer algo malo?
“Recuerda Marian: El diablo viste de Prada”- recordó para sí misma-“ de Prada, de Armani… ahhh!!!”-se sorprendió al ver lo que él tenía en su muñeca izquierda
-No tengo el tiempo para hacerlo, lo lamento- le dijo
En esos momentos llegaban a la estación donde ella tenía que bajarse
-Bueno señor Douglas, este es mi destino… fue un… placer… conocerle
-Lo mismo digo Marian, todo un placer! Espero que en algún momento nos podamos ver otra vez.
-Jeje, claro!- dijo sin poder evitar el temblor en la voz por el miedo que le causo todo lo que había pensado.
-Lamento haberla asustado-dijo realmente arrepentido- aunque no sé porque su reacción
-Ehhh…pues déjeme decirle-se acerco para susurrarle- tiene un hermoso Patek Phillipe de colección, que da la hora perfectamente… Adiós!
Y diciendo esto ella se levanto de la silla y salió corriendo del autobús sin mirar hacia atrás.
Markus miro su reloj
“Que idiota eres Keeran”

7 comentarios:

¿Keeran? ¿Markus era un nombre falso?

¡Ohhh! Un Highlander ¡cómo me ponen! xD

¡Sigue wapa! cada vez es más interesante

jajajajaja!!!! ya sabras... ya sabras!!!

XD lo del reloj me ha matado... ains, ojalá al subirme al transmilenio me tope alguna vez con un highlander... ahhh... UU... no lo creo XD

Muy bueno Ka!!!! Que joya buscará??

siiii
a mi también me encantó lo del reloj!, es un puntazo.
y ese hombre pinta muy bien, y es misterioso (cejis)(cejis)

XDDDD!!!! siempre he querido hacer lo del reloj, esla tipica pregunta con la que te abordan para una charla jeje.
Como ya dijo Andraia ese autobus... que aqui en Bogotà para en ciertas estaciones se llama Transmilenio... jajaja... Tipicas cosas de nuestro pais!!

jajajajaja Anda que no ha metido la pata con lo del reloj.

Si que es...interesante el hombre este jijiji muy misterioso y encima la ha mentido con su nombre!! ¿Que ocultará? Espero que lo veamos en el siguiente capítulo jajaja

asique un higlander muahahahahahaha escocesesssssss ( aynsss, ahora me entra la morriña ), cada vez se pone más interesate la cosa ^^

por cierto, me ha encantado el nombre.

Keeran *.*

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: