El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...




ES SÓLO UN SUEÑO

Kaly

Kaly paseaba por su torre. En la única habitación, su eterna prisión.

El eco de sus pasos acompañaba su soledad y los rayos de la luna que se colaban por su única ventana, cubrían la habitación con mil sombras. Pero Kaly no dejó que la tocara la luz.

Así que continuó paseando por la zona oscura, no quería hablar con su sombra. Había discutido con ella y aunque su soledad la amargaba, el orgullo no le permitía acudir a ella.

El sonido del taconeo de sus zapatos era una rítmica letanía y el crujir de su vestido la acompañaba como una segunda voz en un extraño canon.

Tenía un enorme espejo que a veces era mágico y le permitía contemplar el mundo exterior. Pero para ir hacia él debía pasar frente a la ventana y los rayos de la luna podrían tocarla. Así que paseó y paseo en la oscuridad.

¿Cuánto tiempo llevaba en ese lugar? Ya no podía recordarlo, pero sentía que una eternidad.

Los días se arrastraban en su torre de paredes redondas.

Al final se cansó de caminar de un lado a otro y se sentó en el suelo de mármol blanco.

Era una dulce noche de primavera, podía sentir el aroma de las flores de los valles de los alrededores entrando por la ventana.

Suspiró mirándola. Debía ser luna llena, la luz era muy intensa. Pero en la torre las zonas oscuras se cernían como verdaderas tinieblas y así Kaly se ocultaba, con la mente confusa por ideas que comenzaban a enloquecerla.

Pasaron los minutos o quizá eran horas.

Los rayos de luna se habían ido desplazando y ya estaban peligrosamente cerca de las zonas oscuras. Kaly se sentía desesperar de soledad y la compañía de su sombra ya no le parecía tan mala idea.

Se acercó lentamente a la zona iluminada, hasta que la luz le rozaba la punta de los zapatos de satén.

Dudó unos segundos. Su sombra siempre le decía cosas que al herían aunque fueran verdaderas. Pero realmente era la única compañía que tenía en la torre.

Dio un paso dentro de la luz de luna y esta la lamió con suavidad. Dio otro paso y su sombra apareció a su espalda. Kaly se giró y su sombra ladeo la negra cabeza.

-Esta vez me has evitado mucho más tiempo de lo acostumbrado.- dijo sin mover sus negros labios.

Kaly bajó la mirada. No habló, en lugar de eso caminó hacia la banqueta que estaba colocada frente al espejo y se sentó en ella.

La sombra se sentó junto a Kaly y la miró con sus negros ojos.

El espejo devolvía la imagen de una bella mujer vestida con un suntuoso vestido medieval de satén azul, de intenso cabello rubio y ojos celestes. Su piel exquisitamente blanca. Hacia tanto tiempo que no la tocaba el sol…

Pero eso no era más que una quimera del espejo. Porque cuando Kaly miraba sus manos, estas estaban arrugadas y cuando se miraba un mechón de cabello, este era de un amarillo apagado y mezclado con hebras plateadas.

-¿dónde estamos?- preguntó kaly sin apartar los ojos de los de su reflejo.

-en la torre- contestó su sombra.

-No, no me refiero a eso-

Siempre hacía la misma pregunta, como con la esperanza de que algún día variara la respuesta.

Kaly cogió un peine de plata y comenzó a deslizarlo por su cabello mientras hablaba.

-me refiero al lugar donde se encuentra la torre, ¿cómo se llama?

-No lo sé. Quizá no tenga nombre- La sombra se encogió para dar énfasis a sus palabras y luego se puso en pie, cogiendo el peine de las manos de Kaly y peinándola ella misma.

-¿Por qué nunca sabes nada?

Kaly habló con reproche, pero conteniendo la congoja.

-No soy más que tu sombra- le dijo ésta sin dejar de pasar lentamente el peine por el cabello de Kaly- y solo sé lo que tú te niegas a saber.

Kaly se miró las manos arrugadas.

-¿Cómo el tiempo que llevo aquí?

-Exacto.

-“cientos de damas de Shalott y tantas Rapunzels de melenas cortadas”- recitó al sombra.

-¿Cómo yo?

-Como tú.

Kaly no tenía la melena cortada. Su cabello era muy largo, pero aun así no era una Rapunzel.

-Entonces me quedaré aquí hasta que un príncipe me rescate.

-Esa es la idea. A no ser que una bruja haga sopa con sus ojos.

-Ese es el cuento de Rapunzel- contesta Kaly mirando su falso reflejo.

Había pasado el tiempo y ningún príncipe la había rescatado.

-Fue tu elección- continuó la sombra- Los sueños para evadirte de la realidad.

-Entonces es solo un sueño- la voz de kaly era casi un susurro.

-¿Solo?- su sombra parecía perpleja- Odiabas el mundo real con toda tu alma. Tu mente soñadora fue más fuerte y te convertiste en materia onírica. Entraste en un cuento como era tu deseo.

-Pero yo no pedí esto-

Kaly había alzado sus manos a la altura de los ojos y las giraba.

La sombra dejó de peinarla.

-No especificaste.

-todo tiene trampa- Kaly destilaba tristeza.

La sombra pareció dudar.

-Quizá sea que tu crees que la tiene y la creas a tu alrededor, atrapándote a ti misma.

Porque realmente piensas que aparecerá un príncipe y realmente piensas que una bruja hará una sopa con sus ojos y tus lágrimas le devolverán la vista.

Pero también piensas que te pasarás la eternidad en la torre. Viendo el mundo por un espejo y tejiendo como la dama de Shalott.

-no puedo tejer, no tengo nada para tejer- Kaly miró a su sombra con impotencia.

-Que cuento tan imperfecto entonces.

Ni eres Rapunzel, ni la dama de Shalott. ¿Quién eres?

-Kaly…-

Se echó las manos a la cabeza y miró a su sombra con la suplica dibujada en su anciano rostro.

-Ya no estoy segura de nada. Estoy olvidando y este cuento no sigue las normas.

-Lo sé- contestó su sombra con tono consolador.

Abrazó a Kaly y ella no se resistió.

-Por eso estoy aquí, para no dejarte olvidar. Tú me diste vida para no estar sola.

Kaly ¿lloras?-

La sombra sujetó a Kaly pro los hombros y la miró con su negro ceño arrugado por la pena.

Kaly se enjugó las lágrimas.

-Yo no soy un príncipe- dijo la sombra con una media sonrisa en sus negros labios- y poseo la sombra de unos ojos.

-¿Por qué no lo eres??- Kaly no podía contener el llanto- Sácame de aquí- le suplicó.

-en los cuentos los personajes sufren pero aceptan sus destinos.

-Y tú no lo aceptas-

La sombra limpió una lágrima del rostro de Kaly, la sostuvo en uno de sus dedos negros y la miró.

Estaba amaneciendo y los rayos de sol rompían el horizonte. La luz rojiza de la aurora entraba por la ventana y hacía brillar la lágrima, que rodó desde el dedo de la sombra de kaly, precipitándose al suelo y fragmentándose en miles de diminutas chispas relucientes al chocar contra el mármol.

Kaly se había quedado absorta mirando la lágrima, pero al alzar la vista vio que su sombra miraba en otra dirección. Siguió la trayectoria de su mirada y se encontró con la temible ventana por la que jamás había osado mirar.

-¿Cuánto hace que no ves el sol?- preguntó la sombra.

Kaly se estremeció.

-¿Por qué no te asomas a la ventana?

-No…- Kaly comenzó a temblar.

-Llevas tanto tiempo aquí encerrada que has perdido la consciencia de tu mente, el poder de tu imaginación.

Has olvidado que los sueños no tienen reglas, que los modelas a tu antojo con tu mente. ¿Te quedarás aquí esperando solo porque un par de cuentos dicen que es lo que debes hacer?

Kaly se miró la falda del vestido y se estrujó las manos. Dudaba, pero el miedo pudo más.

Así que rápidamente intentó adentrarse en la zona oscura para que su sombra desapareciera como hacía siempre que le decía cosas que la hacían dudar.

Pero esta vez su sombra se reveló, e hizo algo que jamás había hecho. Sujetó a Kaly por un brazo y la arrojó contra la ventana. Kaly se sujetó al alfeizar para no caer por ella.

Estuvo a punto de gritar, pero lo que vio la impresionó tanto que la voz se le quebró.

Sus ojos tardaron en acostumbrarse a la olvidada luz del sol. Primero el mundo era rojo y luego pasó del naranja al amarillo y blanco, hasta que todo tomó forma y color.

Bien sujeta al alfeizar, sin aun poder creer lo que veía, Kaly bajó la vista. La ventana estaba a solo un metro del suelo. Después miró hacia arriba y si, estaba en el interior de una torre. Tan alta que se perdía entre las nubes, pero ella no estaba en lo más alto como había pensado todo ese tiempo. El suelo de mármol que pisaba estaba al mismo nivel que el prado del exterior.

Miró el paisaje, vio las flores que hasta entonces solo había podido oler, vio la inmensidad de los prados y la majestuosa cordillera recortada contra el horizonte en frente de ella.

Miró a un lado y se distinguía un bosque frondoso y al otro lado, a lo lejos se podía ver la cinta azulísima del mar.

La sombra posó sus negras manos en los hombros de Kaly.

-¿Ya lo recuerdas?

Kaly se giró y asintió con una sonrisa.

Se alejó de la ventana y buscó por la habitación de la torre. Hacía mucho tiempo y no estaba segura de donde podría estar.

Miró en el armario de caoba y no estaba, miró bajo la cama de dosel y no estaba.

Había una parte de la redonda habitación a la que nunca llevaba la luz y fue allí donde miró kaly esta vez.

Bajo un montón de hermosos vestidos principescos, había una mochila de color azul con estrellas bordadas.

Kaly la cogió y los recuerdos que había perdido volvieron.

En el interior de la mochila había una camiseta blanca con un estampado de estrellas plateadas, unos pantalones tejanos y unas deportivas de tela blancas.

Dos libros desgastados de tanta lectura. Un tomo de cuentos de los hermanos Grimm y el ciclo artúrico.

Se quitó el vestido de satén y comenzó a vestirse con esas ropas, las que había llevado el día que entró en el mundo de los sueños. Se colgó la mochila del hombro y miró a su sombra que la esperaba frente a la ventana.

-ya no me necesitas- dijo su sombra.

Kaly se acercó a ella y la abrazó susurrándole un gracias en el oído.

-Pero recuerda que siempre que haya luz estaré contigo.

Kaly asintió y volvió a abrazarla. Se separó de ella. Estaba deseando saltar por esa ventana.

-Espera- le dijo al sombra- con ese cuerpo anciano no llegarás muy lejos. ¿ No crees?

Kaly se miró las manos arrugadas y entendió lo que quería decir la sombra. Tenía que probar el poder que tenía y había descubierto hacía tanto tiempo en su propio mundo.

Se concentró en sus manos y dijo:

-Soy dueña de mi tiempo y reclamo el que aquí he perdido.

Lentamente las arrugas comenzaron a estirarse hasta desaparecer, las manchas también lo hicieron y la piel tomó un color saludable.

Kaly corrió hacia el espejo y se miró. Quizá no era tan hermosa como el reflejo que siempre le había mostrado. Pero era ella, por fin podía reconocerse y ahora era libre para recorrer ese mundo de sueños como siempre había deseado.

Cuando buscó as u sombra para despedirse de ella, esta ya había desaparecido. Ahora era una sombra normal unida a los pies de su dueña.

Kaly saltó fácilmente la ventana con su cuerpo joven y aspiró el aire con deleite.

¿A dónde iría? ¿Al bosque?¿El mar?¿La cordillera?

No importaba, tenía todo el tiempo del mundo.

Cuando Kaly ya se hubo alejado de la torre, el espejo de su interior comenzó a temblar. Parecía que alguien lo golpeara y unos gritos sordos se oyeron desde su interior.

“¡¡¡Noooo!! No te vayas!!!

No me dejes solo!!!

KALY!!!!!”


Continuará...

6 comentarios:

Es increíble la forma en la que escribes, logras que fácilmente el lector se sienta dentro de la escena que describes y haces que quedemos intrigados y con ganas de más. Tus historias son preciosas.

muchísimas gracias. siempre he pensado que este capitulo podía ser un poco difuso, pero confío en tu criterio.
muaks

( espero que ahora si se me publique el comentario ¬¬ porque lo he intentado 2 veces y se me ha bloqueado xD )

Me ha gustado mucho este capitulo, sobre todo por la magia que tiene, el hablar con la sombra y el poder de la imaginacion.

Pero me he quedado intrigada en el final cuando grita el espejo chan chan chan....que pasara ?¿

Lo dicho, que me esta gustando mucho esta historia, haber cuando pones más ^^

Tengo la piel de gallina. Has dado en el clavo con la temática de la historia. La sombra me ha enamorado y lo poco que se ha contado de Kaly me ha hecho sentirme identificada con ella.

¡Pon más, pon más, pon más!

Quiero saber qué pasa con esos malditos espejos, me tienes en ascuas.

gracias Nessa. la verdad es que kaly está inspirada en mi misma de algún modo. ya dije por ahí que todo esto lo escribí hace unos 10 años. pero me sigo sintiendo igual.

de momento cada capitulo presentará a los personajes principales y entonces pasará algo que unirá las historias.

¡Impresionante!

Una narración explendida, una historia que cautiva de principio a fin. El personaje principal me encanta y la sombra me gusta mucho más, pero el final me ha intrigado muchísimo. Por ahora no parece haber relación entre las historias, pero estoy segura que por eso nos sorprenderás más aún. ¡Estoy deseando seguir leyendo tu historia!

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: