El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...


Eiszeit-VI

Miro al cielo azul pálido, tan despejado, Casi puede parecer cálido y aunque me siento desvelado, aun no puedo dejar de descansar. Cierro los ojos y me fuerzo a volver a dormirme. Es algo que he ido desarrollando con el tiempo, la capacidad de dormirme cuando quiero y con la profundidad que deseo.

Por eso me extrañó tanto lo que ocurrió en la gruta. Caminar en sueños…
Inconscientemente fui hacia donde deseaba estar pero no debía.
A pesar que los templados rayos del sol que me iluminan en mi sueño, tiemblo.
Tiemblo y me adentro en la pesadilla…

Me veo a mi mismo en este lugar en el que descanso. El tronco sobre el que me apoyo no está helado y la corteza cruje bajo mi peso, una hilera de hormigas sube cerca de mi brazo y cundo resigo su perfecta fila hacia arriba, me espanto al ver las ramas llenas de un follaje exuberante que se mece tiernamente con la cálida brisa.
El sol es amarillo, dolorosamente brillante y cálido, casi hace que mi piel arda y siento mi sangre caliente. A mis pies la tierra está cubierta de hierba de tacto aterciopelado y horrorizado me llevo las manos a los ojos.
Pero ya no son mis manos, ahora su palidez de eisze ha desaparecido y muestran un color imposible para mí. No puedo asimilarlo, quiero gritar y que todo desaparezca.
sobretodo quiero que desaparezca ese sentimiento, el que lucha por surgir cuando tengo estas pesadillas.
No puedo dejarme dominar.

Entonces un susurro llega hasta mis oídos con el candor de la brisa.

“Sveritze…Sveritze…”

Una voz suave me llama en la lejanía de esos prados sin fin y casi puedo ver una silueta recortarse en el azulísimo horizonte. Alargo una de mis manos de piel sonrosada hacia ella, pero está tan lejos.

“Sveritze…Sveritze…”

La brisa me lleva el cabello a los ojos y jadeo al ver que no es plateado, es amarillo como el sol que me quema.
Esta es la pesadilla que me persigue desde siempre. La de un mundo imposible en el que los eisze no podemos existir.
Pero esa voz es nueva…esa silueta en el horizonte nunca había aparecido antes.

La voz se distorsiona, volviéndose más grabe y ya no veo la silueta. Parpadeo con fuerza y la imagen del desierto blanco se superpone intermitentemente en la de esta pesadilla del color destructor.
La voz es más grabe y está más cerca. Entonces siento el desgarro que me arrastra de nuevo a la vigilia.

Suspiro aliviado al verme de nuevo rodeado de nieve. Miro mis manos y vuelven a ser tan pálidas como siempre. Tomo un mechón de mi cabello y es plateado.

Me pongo en pie lentamente y veo no muy lejos un grupo de trineos de ruta. Alguien me saluda desde el primero mientras controla a sus lobos huargo de tiro. Devuelvo el saludo y camino hacia ellos.
Así que esa es la voz que se ha colado en mi sueño, como no…no podía ser otra cosa.

Llegó hasta ellos y veo como el resto del grupo de eiszes me mira con curiosidad, pero Egidiusz ya me conoce desde hace muchos años, nos hemos cruzado muchas veces, sobre todo cuando estoy cerca del camino principal que me llevará de vuelta a casa.

Hace dos meses que dejé salí del asentamiento de Nimuh para volver a la ciudad y durante ese tiempo no he hablado con nadie, así que tengo que carraspear y mi voz me suena extraña y apagada cuando hablo al jefe del grupo.

-Incluso desde tan lejos puedes reconocerme Egi?

El eisze sonríe e inclina la cabeza ligeramente a la izquierda para darme a entender que se alegra de verme.

-Solo podías ser tú, muchacho- dice con una alegría que no se ve en los eisze urbanitas, quizá por eso me gusta Egidiusz
-Ni siquiera los salvajes de los eisze-nidui están tan locos como para ir solos por el desierto blanco.

“loco”. Esa palabra siempre acaba relacionada conmigo, pero el guía del grupo lo dice con cierta simpatía.
Asiento con una sonrisa torcida.

-Te importa que acampemos contigo?

Me encojo de hombros.

-Yo continuaré mi camino en un par de horas.

Egidiusz no dice nada, cada vez que le encontraba me ha propuesto que les acompañara y todas las veces he rehusado, así que al final ha dejado de preguntar.
Ellos no son como yo, viajan de día y descansan de noche. No necesitan estar activos para combatir el terrible frio nocturno. Hacen fuego y levantan tiendas, se aprietan los unos junto a los otros y duermen mientras hacen turnos para vigilar.
Así es la vida de los que siguen la ruta comercial. Se apoyan los unos en los otros en perfecta armonía y pueden hacer frente a la crudeza del camino.
Yo estoy solo, quiero estar solo y sobrevivir solo.

Los guardias del grupo me miran con suspicacia apretando sus lanzas de diamante mientras los dueños de los trineos montan los refugios de pieles y los cubren de estrellas de hielo. Las mujeres hacen el fuego y me miran con interés, han oído mi nombre y saben cuál es mi trabajo. Si tienen suficientes gemas vendrán a mí y harán sus preguntas, yo las contestaré y tomaré sus gemas. Siempre es así vaya donde vaya y así puedo sobrevivir.
Peor solo tomo para mí una pequeña parte de lo que gano, el resto lo entrego a Sosna y mi mamke. No necesito mucho para viajar y a veces preferiría que no fuera nada y no tener que ir de ciudad en ciudad, de emplazamiento en emplazamiento, de pueblo en pueblo… Usando un don que no he pedido tener.

Egidiusz se sienta a mi lado e intenta darme conversación. Yo escucho mientras habla de los problemas que ha tenido en este viaje desde Skilyaryz y el hielo meloso que casi les ha hecho perder un par de trineos cargados con carne de foca de la costa Hivna.
Asiento de tanto en tanto, pero solo espero con ansia el momento de poder seguir mi camino antes de que se me acerque alguien más. Pero entonces pasa.

Una muchacha joven cubierta con una capa de piel de oso inmaculada y botones de cristal azurè intenso y el larguísimo cabello adornado con peinetas de plata gelidà.
Es la hija de un comerciante rico y no solo puedo verlo en sus ropas y adornos, sino en el porte y la mirada seria y soberbia que me dirige cuando me muestra un saquito de raso blanco en el que tintinean un puñadito de gemas.

-¿Diez aguamarinas serán suficiente?

La pregunta es simple cortesía. Sabe que es un precio más que suficiente y se regodea en poder ofrecerlo con tanta facilidad. Veo a las demás mujeres mirarla con envidia. La tradición me obliga a no aceptar un pago inferior al del primer solicitante del día y ellas no pueden permitirse ni siquiera igualarlo. Me parece despreciable por parte de la muchacha, pero las mentes de los favorecidos tienden a ser retorcidas, es algo que he podido comprobar dolorosamente más veces de las que quisiera.
Asiento en silencio y tomo la bolsita sin mirar el contenido, es parte del ritual.

Egidiusz se sacude las manos y se pone en pie para dejarme con la muchacha. Ya sabe como funciona esto.

No me muevo y permanezco en silencio mirándola. Ella empieza a ponerse algo nerviosa. Rehúye mi mirada, nunca ha hecho esto y ahora su altivez va desapareciendo poco a poco.
Se arrodilla frente a mí con la mirada en el suelo. Su pose es la de una dama con el vuelo de la capa haciendo un cerco perfecto a su alrededor.

-Date la vuelta- consigo decir con mi voz desentrenada por los dos meses de falta de uso.

-Quizá sería mejor en un lugar más privado- dice con cierta timidez sin levantar la mirada.

Es consciente que todos nos observan con atención. Pero a pesar de haber pagado tendrá que seguir mis reglas.
Así que niego y ella se da la vuelta. Se sobresalta un poco cuando me inclino hacia ella y pongo mis manos a los lados de su cabeza.

-Cierra los ojos.

Ella obedece y siento como su cuerpo se tensa por los nervios, pero susurro el matru sönh en su nuca y se relaja poco a poco, hasta que entra en estado onírico y cae delicadamente contra mi pecho. No dejo de sostener su cabeza y pongo mi frente en la parte alta mientras cierro los ojos y entro en su sueño inducido.

continuará...

6 comentarios:

Aisss. Todo el mundo tiene que trabajar para sobrevivir :(

Ö este tío es la ostia!

Me encanta el don que tiene, poder inducir un sueño y entrar en él, ¡es genial! Es una pena que él no lo vea de este modo. Me encanta lo onírico que suena todo, es un relato magnífico^^

Opss, me había saltado esta parte no se porque xD

Las pesadillas son un asco....

Y coincido con Ojodegato, lo de inducir el sueño y poder entrar en él suena muy bien, aunque quizá si lo hace porque le pagan y no porque realmente quiera, puede llegar a ser un fastidio...

aAAA! que padre! aaa, esta muuy original, pero que hace en el sueño? no puedo evitar preguntarlo, me dejaste picada de la curiosidad. Induce el sueño y que? cual es su don?
matru sönh se escucha O_o *o* demasiado padre, bn a mi me encanta pero me encanta!
Creo que ya te habras dado cuenta pero no me cansare de repetirlo, ADORO como escribees! todo de aah! es como casi meterse dentro de las letras y del mundo que creas con ellas ^^

♥♥espero el proximo capi♥♥

muchisisimas gracias Mariana!!
pues hoy mismo pongo la continuación.
besitooos

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: