El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...



Llevó toda la noche admirando el cielo desde mi jaula. Las estrellas brillan tan intensamente que forman dibujos gaseosos en el firmamento, la noche es más oscura que habitualmente. Si no fuera por las luces del cielo, todo estaría sumido en la más profunda oscuridad, como la oscuridad que rodea mi ser y mi alma.
El agua del mar esta calmada, pero ruge con fuerza en la orilla, retándote a que te adentres en sus profundidades.
La luna es atrevida y ha decidido bajar a bañarse con ella, sus destellos de luz ondean graciosos, parece que sonríe divertida mientras chispitas blancas de agua revolotean a su alrededor. Sí, esta sonriendo, el mar no quiere quedarse a oscuras y la luna juega con él para que no se sienta solo.

Hundo las manos en la arena y dejo que se deslice entre mis dedos. Su textura es ligera y esta tan fría como la brisa que danza por el aíre. Voces lejanas y distorsionadas hacen vibrar mis tímpanos. No quiero escucharlas, quiero dejar este insomnio que me invade y fundirme con el sueño, pero no puedo.
No puedo, porque no me dejan soñar. Dicen que soñar es de ilusos y que vuelve dementes a las personas. Los delirios son solo el principio. Y por eso he sido condenada.

¿Acaso es malo soñar una vida mejor? ¿Acaso es malo soñar con tu hombre ideal? ¿Acaso es malo soñar con otro mundo mejor?

Dicen que sí, y que la locura se contagia. Por eso no puedo dormir. Debo de estar loca.

Si no puedo fundirme con el sueño, me fundiré con la noche. Me acomodo y dejo que mi cuerpo caiga lentamente sobre la arena. Esta se aparta de golpe y me acoge suavemente. Mi ropa y mi pelo se ensucian de arena, pero no me importa.

Observo la luna fijamente e imagino que puedo alcanzarla, que puedo bailar entre sus reflejos, que las estrellas me hacen un sitio en el cielo, ellas pueden ver la luz en mi interior, aunque yo solo vea oscuridad.

Las voces han desaparecido. Solo quedamos la noche y yo. Que ironía, llevo tanto tiempo tumbada, que la fría arena me ha entumecido los huesos, casi podría afirmar que soy parte de la noche.

Han pasado las horas y sigo en el mismo sitio, escuchando las olas del mar y a la brisa danzar con la arena. Intento mover los brazos y las piernas, pero un hormigueo me recorre todo el cuerpo mientras la sangre se reactiva y hace que vuelva a encogerme.

Una especie de neblina fugaz me ciega de repente y siento como si otro cuerpo me hubiera atravesado. Pero eso es imposible. Abro los ojos lentamente, observando pequeñas partículas en el aire. Hay un aura oscura a mí alrededor, algo indescriptible que me provoca pavor y a la vez curiosidad. No soy yo. Hay algo más. Quizás sea la noche que ha venido por mí y quiere devorarme lentamente. Intento abrir más los ojos, pero no puedo, una especie de ensoñación envuelve mi cabeza y no me deja ver.
Un torrente helado me recorre la espina dorsal al tiempo que me obliga a sentarme de golpe.

Tengo frío.

Una suave brisa acaricia mi cara agitando varios mechones de mi pelo. Miro a mi alrededor asustada y me quedo perpleja, inerte sobre la arena. Una figura me acompaña. Ese halo de oscuridad también la envuelve. ¿Por qué solo nos envuelve a nosotros?
La figura esta tapada con una capa negra que parece tan vaporosa como la neblina que nos envuelve, pero a la vez es intensa y acongojadora. No puedo verle la cara, esta encogido abrazando sus piernas.
Es la muerte, ha venido a por mí. Lo sé. Ha llegado mi hora y pronto sacara su guadaña para llevarse mi alma consigo.
Si no puedo soñar, tampoco puedo vivir. Es lo justo.

Me resigno en mi espacio y vuelvo a mirar a la luna. Ya no brilla con tanta intensidad. Dentro de unas horas deberá apagarse para dar paso al crepúsculo y al astro solar, que bañara de tibieza todo lo que alcance. Pero yo ya no siento tibieza, solo humedad. Ojala la luna se compadezca de mi y me ayude.

La figura se ha movido. Parece que también tenía el cuerpo entumecido, pero sus movimientos son vaporosos y sigilosos, no hace ningún tipo de ruido.
Ha alzado la cabeza y me ha mirado a los ojos. Por los cielos. Es tan hermoso. Aunque fuera la misma muerte dejaría que me llevara con él.

Su cara es perfilada y de un blanco níveo marmóreo. Parece igual de vaporosa que su cuerpo, pero tiene un brillo satinado que la hace perfecta. Sus ojos parecen claros y sin embargo se ven tan oscuros como dos abismos sin fondo y sus labios son tan perfectos que cualquiera mataría por tocarlos tan solo una vez.
No le veo el pelo, pero su cara esta enmarcada por mechones finos y largos tan negros como el ébano. Ha inclinado la cabeza hacia un lado y me ha mirado con curiosidad.
No parece la muerte y sin embargo, bien puede ser una trampa, pero gustosa caería en ella una y otra vez.

— ¿Quieres soñar? — su voz ha sonado ligera y susurrante, como una melodía nocturna. Parece como si le hubiera costado horrores pronunciar esas simples palabras.

He tenido el impulso de alzar la mano y acariciar su mejilla, pero me he contenido porque sus ojos me perturban de forma sobrecogedora. Siento un ligero cosquilleo bajo la piel, mi sangre palpita impaciente. No puedo apartar la vista de su intensa mirada. Me siento hipnotizada. Como si cayera poco a poco en un profundo sueño del que no querría despertar. Pero no puedo soñar, es solo una ilusión, todo es una ilusión de mi mente inconsciente.
Su rostro vuelve a inclinarse, como si esperara una respuesta por mi parte.

— Deseo soñar — dije finalmente sucumbiendo a sus encantos.

La brisa moldea sus mechones dándole un toque encantador. He vuelto a sentir el impulso de levantar la mano y acariciar esos mechones. Pero ha sonreído. Sí. Sus labios se han curvado en una sonrisa tentadora y a la vez gratificante.

— ¿Deseas soñar incluso aunque eso conlleve que seas un ser etéreo eternamente? — preguntó melodiosamente, pero a la vez con una nota de provocación y precaución.

— ¿Un ser etéreo? ¿Como tú? Deseo soñar — repetí simplemente. Cada vez me convencía más de que sí era la muerte, y yo estaba cayendo lentamente en sus redes. — ¿Vas a llevarte mi alma? ¿Eres la muerte? — dije asustada alzando el tono por unos segundos.

Sus labios se curvaron de nuevo irónicamente e inclino la cabeza hacia arriba en dirección a la luna mientras cerraba los ojos y dejaba que la luz bañara su rostro. Parece como si eso le llenara de energía a la vez que sus cabellos ondeaban con braveza en el aire.

— ¿Crees que soy la muerte? — preguntó sembrando la duda en mi mente.
— No lo se. Si no lo eres, dime que eres.
— Soy y no soy, existo y no existo, pero estoy aquí. La oscuridad es mi madre y protectora — la neblina oscura se intensifico con el sonido de sus palabras — He venido a devolverte la luz, pero solo si tu aceptas — volvió a girar el rostro lentamente y clavo sus ojos en los míos.

Era y no era. Un escalofrío recorrió mi cuerpo, no sabía que decir. Por primera vez en toda la noche, dudaba. Abrace mi cuerpo e intente obtener algo de calidez, pero apenas si sentía mi propio tacto.

— ¿La luz? — acabe diciendo al cabo de unos minutos totalmente confundida.
— Hace unas horas querías fundirte con la oscuridad y bailar con la luna. ¿Me equivoco?
— Mi entrecejo se frunció dando paso a una especie de perplejidad — ¿Como sabes eso?
— Yo se muchas cosas, y a la vez no se nada — contestó con aquel tono melodioso y ronroneante que nunca cambiaba.
— ¿Porque hablas de forma tan ambigua? — pregunté confundida
— Yo mismo soy ambiguo. ¿Que soy? ¿De donde vengo? Pero no estoy aquí para hablar sobre mi, si no de ti.
— Trague saliva conteniendo ese ligero pavor que me seguía provocando — ¿Has estado espiándome?
— Digamos que llevo aquí toda la noche. Nunca duermo y puesto que mi madre es la oscuridad, disfruto de la luz de la luna.

Quería contestar, quería tener valor para decirle que fuera lo que fuera me llevara con él y acabara con esta agonía de una vez. Pero no encontraba las palabras. La Luna se distorsiono y el cielo empezó a clarear dando paso al crepúsculo. Me quede embelesada mirando aquel sol anaranjado que empezaba a surgir. Quería sentir su calidez antes de que todo desapareciera. Cada vez estaba más convencida de que todo era un producto de mi mente. Al final tenían razón. Soñar te hacia perder la cordura.

— No estas loca — pronunció rotundamente aquél magnifico ser. Cubrió su frente con la capa resguardándose del amanecer — Se nos agota el tiempo. ¿Qué es lo que realmente quieres? ¿Quieres fundirte con la oscuridad y soñar junto a las estrellas? Yo no puedo dormir, pero si puedo soñar, yo mismo soy un sueño y eso es lo que vengo a ofrecerte.

La tibieza del alba calentó mi rostro, pero la cabeza me dolía, siempre pasaba lo mismo. El sol me provocaba dolor de cabeza, tenía ganas de desintegrarme, aunque me gustaba ver la puesta de sol, pero siempre implicaba el comienzo de un nuevo día y el sol me impedía soñar, me impedía imaginar. Al menos con la luna podía fingir que seguía soñando.

— Se acaba el tiempo — volvió a repetir mientras se levantaba impulsado por la brisa y se cubría con la capa empezando a desaparecer muy lentamente de pies a cabeza.

Por alguna razón que escapaba de mis pensamientos tome conciencia de que aquello era real y entonces sentí pánico de que desapareciera.

— NO! Espera! Llévame contigo. Por favor — Supliqué desesperadamente mientras sacaba fuerzas de mi cuerpo insensibilizado y me ponía de rodillas en contra de la brisa y de toda fuerza que me lo impidiera — Por favor, concédeme un último beso de tus labios marmóreos en mi frente dormida — cerré los parpados lentamente mientras un par de lágrimas brotaban de mis ojos y resbalaban por mis mejillas. Solo esperaba ese último beso, esa última prueba para comprobar cuán finos y carnosos eran. Pero nada ocurrió. Apreté los ojos con más fuerza y desee soñar ese momento. Recordé sus profundos ojos hipnotizándome, su perfecto perfil bañado por la luz de la luna. — Por favor — repetí sin esperanzas.

Pero algo ocurrió, el ambiente se torno cálido y una brisa me envolvió cariñosamente. Tenía miedo de abrir los ojos. Miedo de seguir viviendo con la incertidumbre de si estaba cuerda o totalmente ida. Algo suave e indescriptible acaricio mi cara, como un leve susurro. Y entonces sentí lo que tanto había esperado. Unos labios vaporosos que se posaban en los míos con dulzura, y no en mi frente como había rogado. Ya no necesitaba abrir los ojos para comprobar quien era. Fue la sensación más maravillosa que hubiera podido experimentar jamás y entonces sentí mi cuerpo ligero y liviano, como si flotara en el aíre. Una brisa me elevaba lentamente hacía algún lugar, quise tocar la arena y sentirla entre mis dedos, pero lo único que palpé fue el vacío del aire y el impulso de una fuerza desconocida que me imantaba rápidamente.

— No tengas miedo — susurró aquella voz tan preciosa — Sueña

La calidez de algo que me envolvía volvió a embriagarme, pero me sentía tan serena al escuchar su voz, que no importaba lo demás.

— Quedate conmigo. No me dejes — susurré
— Ssshhhh. Yo cuidare de ti, seré la estrella que te haga soñar y estaré a tu lado por siempre.

Ya no sentía el sol en la cara. Sabía que estábamos a oscuras en algún lugar lejano o como él mismo había dicho, en algún lugar etéreo.

— Tu misma lo has adivinado — volvió a susurrar la voz — Y ahora sueña.
— Soñare contigo.
— Será un honor ser tu sueño.

5 comentarios:

...perfecto...
no se me ocurre otra palabra, es el primer ecrito que leo tuyo y simplemente me encantó, de verdad me gusto muchísimo!!♥
Me muero por leer tus otros escritos pero ahorita ando corta de tiempo u.u se me echan los examenes encima ¬¬ en fin, leo por aquí lento pero seguro, asi que no se me escaparan tus relatos por nada del mundo ^^

Saludos!

Me alegro mucho de que te guste Mariana ^^ muchas gracias por tu comentario de verdad ^^ Suerte con tus examenes

precioso relato y como siempre tus descripciones apabullantes.
ains... ya me gustaría que me apareciera un tío así juju

Precioso, con una descripcion tan bella y que te envuelve con la historia como si fueses la protagonista. Un delicia leerte, un relato hermoso.

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Queres ganar dinero desde tu casa y buscas informacion[/b]
Nosotros hemos hallado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero desde casa. Como fue de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son unicamente metodos de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar-dinero-ya.com[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: