El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...


EISZEIT-XII

Tras el muro hay una segunda protección, la muralla de Mizsars. Sólo hay que recorrer unos pocos metros hasta llegar hasta ella, pero ya noto la diferencia en el terreno. La nieve no llega a cuajar en esta parte, desalentadoramente plana y artificial, ahora realmente sé que he dejado el desierto blanco y cuando veo el arco de entrada a Mizsarsniïs, entonces ya no hay marcha atrás.

Dos jóvenes guardianes flanquean el arco con sus lanzas de diamante cruzadas bloqueando el paso.
Me miran de arriba abajo extrañados. Son nuevos y no me reconocen. Es inaudito que alguien viaje solo por el desierto helado y están recelosos; pero mi aspecto y el estado de mi ropa y equipaje confirman que es así.

-Onilysh- Me dice uno.
-Onikshiy- le contesto.
Hacía cinco años que no recibía y entregaba el saludo típico de Mizsarsniïs.
Entonces se fijan en Humè y eso me inquieta. Si no es normal que un eisze aparezca solo, menos aún que vaya acompañado de un redivivo.
-¿Nombre?- pregunta el de la derecha.
-Sveritze hadk-Esní.
-Tenemos que registrar al revivido-
Su tono se torna neutro y profesional, henchido de orgullo por poder cumplir su labor como guardia. Realmente son soldados jóvenes y con poca experiencia…

Asiento, sabía que pasaría eso. Aun que sea un nacido en Mizsarsniïs, podría usar al redivivo para introducir material ilegal en la ciudad. Se había hecho en el pasado y ahora los guardianes eran cuidadosos con todos los que atravesaban el muro.
Humè aguarda como una estatua, rebuscan entre su cabello de nieve, siento como me estremezco. Le abren la boca sin miramientos, miran sus fosas nasales y oídos.
Siento como me crispo al ver como la tratan como un objeto. Sé que es un cadáver, pero no puedo soportarlo y cuando le quitan mi abrigo descubriendo su total desnudez para hacerle un examen más profundo y veo el brillo lascivo en los ojos de uno de ellos, no puedo evitar intervenir.

-Disculpad- mi voz es tan rasposa y débil por la falta de uso que tengo que carraspear-
Disculpad.

Los dos jóvenes soldados dejan de tocar a Humè y me miran. Uno de ellos visiblemente molesto por la interrupción.
Me repugna ser consciente que se muere por tocar ese cuerpo femenino desnudo a pesar de estar muerto. No lo permitiré Humè.

-Disculpad- digo por tercera vez.
Alzo el rostro que mantenía bajo y me aparto el cabello plateado para que mis ojos dispares queden a la vista.
Uno azul intenso, una de las tonalidades corrientes en los eisze. El otro violeta, el que me convierte en nacido para ser Söhnhek y poder entrar en los sueños de los seres induciéndolos con mi canto.
Los ojos azul hielo de los soldados se quedan fijos en este ojo y comprenden quien soy. Ya no es necesario mostrarles el emblema del Declive.
Inclinan la cabeza respetuosos, me incomoda ese trato, pero es inevitable.
En esta ciudad soy mucho más que un desentrañador de sueños. Soy el médium de los reales durmientes, los que guían y predestinan nuestro futuro.

Me acerco a ellos y cojo mi abrigo de foca de las manos del de la mirada lasciva.
-Creo que ya es suficiente.
Mi voz se vuelve más firme y los soldados continúan con la cabeza baja.

Humè, ajena a todo, con su mirada de perla perdida en la nada. Me permite deslizarle el abrigo por sus helados brazos. Miro esos ojos muertos mientras le abrocho los botones de hueso. El roce de su nívea mortandad es tan confortante y casi puedo vislumbrar un cambio en su rostro eterno.
Esa ligerísima y serena sonrisa que me parece curvarse en tus labios cerrados. La misma que vi cuando te descubrí encerrada dentro del lago congelado.
No permitiré que te pase nada Humè, te lo prometo.

Los soldados se colocan en su posición a los lados de la entrada, apoyan sus lanzas de diamante en el hombro y esta se abre para nosotros.
Me quedo unos segundos paralizado. El bullicio llega hasta mis oídos y es ensordecedor. Decenas de eiszes camina por las calles.
No puedo…no puedo…
Ojalá no tuviera que volver nunca aquí. Ojalá pudiera perderme entre las nieves eternas. Yo y Humè solos, para siempre.

Noto tu helada presencia a mi lado, un paso por detrás, pero la siento. Doy ese paso que nos separa y nuestros hombros se rozan. No estoy solo, puedo hacerlo si estás junto a mí Humè. Cumpliré con mi deber y después volveremos al desierto blanco.

Traspaso el umbral del muro interior de Mizsarsniïs, esta vez Humè va a mi lado.
Pero aunque he nacido aquí, no puedo pensar “estoy en casa”.

continuará...


3 comentarios:

^^ me encanta Sveritze!! ains quiero unos ojos como los de el XD

Me parece excelente la forma como narras la entrada a la ciudad, puedo imaginarlo todo con claridad. ¬¬ y odio a los guardias... pero bueno; excelente relato Eliu!!!

Coincido con Lyda en lo de los guardias ¬¬ Como hombres que son....no piensan en otra cosa que no sea un canal xD ( vale hay excepciones pero pocas xD )

Sveritze me da un poco de pena, sobre todo por la chica muerta UU Y porque siento que realmente no le gusta volver al lugar que fue su hogar....

ayns ^^ espero que la sigas

hola! como siempre perfecto..

Me encantan los nombres que les pones a las personas, lugares y cosas..
Mizsarsniïs, emblema del Declive.. ♥♥
A mi también me gustaría tener sus ojos, aunque intimidaran.. pero no se si me gustaria cargar con la responsabilidad que eso conlleva.. Su deber alli es ¿que? o no lo has dicho o no lo recuerdo..

Creo que es algo triste no sentir como hogar el lugar de nacimiento, pero su hogar es el decierto blanco, es como si hubiera nacido alli..
Ahora tiene a Humè, y supongo que eso es bueno, ojala no estuviera tan, mm, muerta.

Espero el proximo capi!!

Saludos!:D

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: