El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...


Era una de esas noches fantásticas, de las que raras veces se veían en esta ciudad, el cielo impecablemente azul oscuro con titilantes diminutas estrellas. Era hermosa, una noche de ensueño.
Los pensamientos de Marian iban y venían sobre todo lo que había ocurrido hoy, pero por un momento todo cambio y lo que recientemente fue la imagen de Alex con aquella mujer, se transformo en Markus, con ella misma al lado, no entendía porque podía tener esas imagenes en su cabeza cuando acababa de ocurrir algo tan cruel, esa no era su naturaleza. Sin embargo la imagen no se fue tan rapidamente
-Markus, quien eres realmente?

Marian miró de nuevo hacia la calle, tan solo unas pocas luces disipaban la oscuridad, las ramas del árbol que se encontraba cerca se movían delicadamente. Desde aquel segundo piso se veía claramente quien pasaba y que ocurría.

Un grupo de chicos reía, mientras se dirigían calle abajo, luego paso un auto a baja velocidad; luego un hombre, se cabello era castaño oscuro y largo, era alto, y su espalda ancha, su rostro no era visible por las sombras, se detuvo un momento y saco una extraña cosa brillante de su bolsillo, debió haber sido un encendedor porque parecia fuego. Miró hacia la ventana como si supiera que Marian estaba allí, era extraño, porque alargo la mano que tenia el fuego, pero no encendió ningún cigarrillo, sus ojos brillaron con un resplandor azul que fue solo un segundo, pero dejó sorprendida a Marian.
Aquel hombre movió sus manos y susurro el nombre de Marian, luego lo repitió con más fuerza. Marian no entendía como podía escucharlo con tanta claridad y… como sabía su nombre?
El fuego de la mano de aquel hombre, brilló un poco más y Marian sintió algo cálido en su mano.
-Olvídalo Marian, olvídalo. Serán pocos lo días que lo recordaras. Ven Marian, mi Marian… Mari…
-Marian, Marian, Mari!!!!
Marian se sobresaltó por el grito de Andrea.
-Ay por fin despertaste-grito Andrea- Llevo varios minutos llamándote, me tenías asustada, tenías los ojos abiertos… además estas dormida en el sillón.
-Yo…-dijo mientras miraba la ventana, aun estaba oscuro, pero todo estaba vacío- debí quedarme dormida aquí… que hora es?
-Lo lamento, son las cuatro treinta, pero una extraña luz me despertó y vine a verte, cuando te vi en el sillón en esa posición que debe estar matándote y sin una manta que te cubra, decidí acomodarte y cubrirte, pero empezaste a decir algo extraño…era… era… algo como Kapsas tet… ahj es extraño lo que decías.
-dices que una extraña luz te despertó?
-Si, era tan naranja, como si fuera fuego, y, muy brillante. Fue Extraño y creo que alguien paso, y grito algo parecido a tu nombre.
-Estas segura?
-Pues…mmm… estaba dormida, segura de la voz no, pero la luz si; ero no es hora de hablar-dijo Andrea bostezando-ven acuéstate, esta haciendo frio y no quiero tener que llevarte a un quiropráctico más tarde- Tomo la mano de Marian y la llevo a la cama.
-Gracias Princess, aunque créeme no siento frio
-Estas loca??? Mi súper reloj de la sala marca 2 grados bajo cero, como que no sientes frio, además sin manta.
-pues… no había sentido frio, es mas, me sentía muy agradable
-Estas bastante mal-dijo Andrea tocando la frente y las mejillas de Marian- Nop, no es fiebre…pero mejor vamos a dormir de nuevo.
-Ok-

Mientras Andrea salía, Marian se acerco de nuevo a la ventana, fue un sueño pero había sido tan real… No! Un momento… la luz que despertó a Andrea, la voz que grito algo parecido a su nombre… Ay Dios no fue un sueño… entonces que fue?

Se acerco de nuevo a la cama sin pensarlo, se cubrió con las cobijas y sintió algo de miedo

-No es un sueño, es tu verdad Marian-

Marian abrió los ojos, pero rápidamente un cálido confort lo lleno, cerrando sus ojos y haciendo que cayera en un profundo sueño, aquella voz masculina el arrulló.


Allí no había luces, la oscuridad y las sombras llenaban cada rincón de aquel lugar.

-Mi Señor- dijo una profunda voz desde algún lado de las sombras
-Shatlor! Hace tiempo que no te veía

Los hombres no levantaron mucho su voz pues se escuchaba claramente así fuera un susurro, aunque no se veía nada, conocían perfectamente en lugar.

-He estado en el otro lado durante algún tiempo, buscando lo que me han encargado
-Por supuesto Shatlor, lo había olvidado y que noticias tienes?
-No muy buenas, la verdad no encontré ni una sola pista-dijo Shatlor
-No ha sido fácil, no entiendo como aquello, sea lo que sea, puede ayudarnos.
-Ni yo lo se; Mi señor, el Vitshad lo solicita
-Y cuando no? Gracias Shatlor, nos veremos.
-Claro Doshad…
-Markus! Shatlor, ahora soy Markus, recuérdalo
-Si Doshad-Shatlor se inclino un poco para despedirse de Markus, asi que no viò el gesto de incomodidad en su cara cuadndo lo llamó por su titulo.

Markus caminó por el oscuro pasillo hasta la sala principal, allí una tenue luz brillaba delante de un gran pedestal de piedra gris claro, eran los únicos colores diferentes en aquel salón esculpido en piedra gris oscura, a pesar de verse frio, el salón era cálido; no había muebles, bueno por lo menos no visibles normalmente… Bueno decir “normal”, era algo extraño aquí en este lado

-Keeran! Te he estado esperando-dijo una apacible voz
-Markus, Vitshad, Markus… ahora ese es mi nombre
-Me alegra que tomes esto tan en serio
-Como no tomarlo en serio?
-Ven Markus, siéntate-dijo el Vitshad

Rápidamente en el salón, se fueron solidificando las que eran hace un segundo fantasmales formas de muebles.
Todo de cristal, perfectamente pulido; una gran mesa redonda, estanterías de cristal con las mas fantásticas criaturas, bueno… fantásticas serían para los ojos humanos, para los Trebeothan, eran lo más “normal”, sillas perfectamente labradas, espadas tan delgadas, que su translucidez dejaba ver hasta la más pequeña veta en la pared.

Pero el elemento mas precioso era el que se encontraba encima del pedestal de piedra, allí, iluminada por la luz que llenaba el salón, había la mas extraña y hermosa Arpa de Cristal, sus cuerdas de plata brillaban con la luz, pero hacían de aquel brillo un color indescriptible, inexistente en el mundo humano, del mismo color de los ojos del Vitshad; de unos cincuenta centímetros de alto, el arpa estaba tallada a mano con increíbles formas, en su arco había un orificio por el que se irradiaba una magnifica luz naranja… pero aquella fantástica Arpa de Cristal solo era visible en su mitad superior, la inferior era apenas un rasgo delineado de lo que podía ser completa.

-Cuanto nos queda? –Preguntó Markus- sentándose en una de las sillas de cristal
-No mucho tiempo –contesto con un cansado suspiro el Vitshad-a lo sumo nos quedan 4 Kyodos.
-4 Kyodos??- dijo asombrado- son alrededor de 8 meses humanos.
-Es con lo que podemos contar, si pasamos de este tiempo es porque pudimos encontrarlo.
-Ah! yo no he podido dar con la ubicación… estas seguro que aquel lugar es donde se encuentra el Torshen?... Colombia no es un país que se conozca por ser mágico, y de todas las ciudades, su capital tampoco tiene mucha energía mágica.
-No subestimes nada Keeran, el Torshen… la Piedra de Fuego , se encuentra allí, hemos buscado en las ciudades y países donde podía haber estado: India, Alemania, Egipto, China, Japón, Escocia, Irlanda… hasta lo buscamos en nuestro reino y en todas ellas había algo que nos llevo a descubrir que está en esa zona- se acerco a Keeran y puso la mano en su hombro- Se que soy el Vitshad, el emperador Alpha, el soberano… pero no puedo encontrarlo, solo el Doshad lo puede hacer, y tu eres el Doshad, eres el emperador Omega, así que tu eres quien debe encontrarlo… seas Keeran o … Markus.
-Lo se padre… es solo que me estoy cansando de esta búsqueda sin sentido… pero se que solo yo lo encontraré… aunque creo que encontré a alguien que podría ayudarme con aquella joya tan singular-dijo Keeran con una sonrisa-
-Sigue tus instintos, sigue a tu corazón… pero recuerda que siempre el corazón y la razón van ligados… no separes el uno del otro. Mantenlos distanciados… pero nunca los separes, hijo.
-Siempre me lo has dicho, en esta búsqueda, siempre me lo has dicho.
-Te esperaré hijo, confío en ti!

El Vitshad desapareció, y Keeran se levanto de la silla donde estaba, se acerco al Arpa y paso sus manos por ella. Hacia cientos de Kyodos que el arpa no sonaba, sin el Torshen ella no sonaría.
El mobiliario desapareció de nuevo, y Keeran salió de la habitación, cuando iba cruzando el arco que separaba el salón principal del salón de entrada, la profunda voz de un hombre susurró las palabras que empezaron a grabarse en la piedra de la pared del pedestal.


Un jardín con las flores más diminutas
Y de extraños colores, que pensaras que no existen

Una piedra, del más profundo café con el brillo del sol
Y con el resplandor de las Hematitas cuando la opaquen las sombras.

Esa joya que resplandezca con tu toque
La cual será para ti eternamente…

Si la encuentras.


-Por que no me das pistas mas tontas, si?-dijo Keeran irónicamente mientras salía del salón.

2 comentarios:

¡Me encanta este capítulo!

La aparición de Markus y contar un poco su historia te engancha un poco más, aunque al principio no entendía algunos terminos has terminando explicandolos, algo fundamental.

Sigue sigue, que me encanta :D

a mi también me ha encantado esta parte, ya está aquí el componente fantástico XD
es verdad que los términos al principio lían, pero quedan bien explicados.

que curiosidad me dan el arpa y el torshen

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: