El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...



SENDERO HACÍA EL ABISMO


“La vida es una encrucijada constante que se rige en nuestras decisiones.”

Releí la frase de aquella piedra con forma megalítica una y otra vez. Parecía un cartel de advertencia y sin embargo no encontraba nada fuera de lo normal en ella.
La incógnita era ¿Cómo había llegado hasta este punto? No recordaba haber andado tanto, ni siquiera sabía el camino de vuelta a casa o como había llegado hasta aquí, pero sentía una tremenda curiosidad por aquél lugar.
Eche un vistazo a mí alrededor y visualice lo que me rodeaba.

Era curioso, pero hasta este mismo momento, no me había percatado de que me encontraba en un bosque. Un bosque magnifico. Las copas de los árboles se alzaban más arriba de lo habitual, pero lo que más me sorprendió, fue la diversidad de árboles que había. No muy lejos de donde me hallaba, había un sauce con un tronco bastante grueso. Me acerque para tocar la corteza y sentí una extraña vibración. Como si la savía del árbol me hubiera transmitido energía. Cerré los ojos y escuche como se bamboleaban las ramas de un lado a otro, con fuerza, con energía. No cabía duda de que aquél sauce debería de tener cientos de años, quizá miles.

Me sentí tremendamente perdida y sola en aquél lugar, era como si la naturaleza me observara, pendiente de cada paso que daba, de cada movimiento.

Me senté entre las raíces del sauce y respire aquél aíre puro. Era gratificante.

Abrí los ojos lentamente y me fije en la piedra que rezaba la frase que tantas veces había leído.
Qué extraño. Un sendero se abría paso desde aquella roca. Juraría que no lo había visto antes. A simple vista, no se veía el final, ni a donde conducía. Pero me sentía revigorizada y con ganas de aventurarme.

Caminé despacio hacía el sendero. Sintiendo las hojas de los árboles crujir bajo mis pies. Llegué hasta el inicio del sendero y me quede unos segundos parada. Pensando sí realmente merecía la pena seguir el sendero o no.

“La vida es una encrucijada constante que se rige en nuestras decisiones.”

Aquella frase se abrió paso en mi mente. ¿Porqué no? No tenía nada que perder.

Puse un pie en la franja del sendero y tras meditarlo un par de segundos más, me adentre con decisión. Según me adentraba más por aquél sendero, el bosque parecía mas hermoso, como sí realmente mostrara todo lo mejor de el, solo para mi.
Caminé sin cesar sintiéndome cada vez mejor. Andar con el trino de los pájaros y el leve susurro de las ramas de los árboles me tranquilizaba.
Y cuanto más me tranquilizaba más fascinante se tornaba el bosque.

Me quite las sandalias y caminé por la hierba entre la que se abría paso el sendero. Me hacía cosquillas en los pies, pero merecía la pena solo por sentir aquél frescor bajo las yemas de los dedos.

Pasaron horas desde que había comenzado a caminar, me puse las sandalias de nuevo y seguí caminando por el sendero. No parecía tener final, y deshacer lo andado parecía casi más agobiante.
El ambiente empezó a oscurecerse y una extraña sensación me golpeo el estomago. Ya no tenía gracia, quería acabar aquél sendero interminable y volver a casa. Solo quería descansar un poco, pero pararme me aterraba más aún.

Empecé a creer que aquél bosque estaba embrujado de verdad, cuanto más angustia sentía, la oscuridad se cernía más sobre mí. Caminé más rápido, sin volver la vista atrás, sin mirar al cielo, sin mirar lo que me rodeaba. No me di cuenta de que estaba corriendo hasta que tropecé con una pequeña piedra y me pare en seco para evitar caerme.

¿Por qué no se acababa nunca? Tarde o temprano debería de acabarse, pero no lo hacía. Eche un vistazo hacía atrás, y me dio la sensación de que la oscuridad quería envolverme en sus tinieblas.

Volví la vista al frente y me quede paralizada al ver el mensaje que había escrito en la corteza de un árbol.

“LUCHA”

Lucha. Eso es. Si afronto a la oscuridad, nada malo me pasara. Me di la vuelta con decisión y empecé a correr deshaciendo el camino. Las sombras se apartaban de mi camino. Seguí corriendo, manteniendo la esperanza. Pero no podía más.

Me deje caer de rodillas sobre el sendero. No quería caminar más, no quería ver ese bosque más. Solo quería sentirme protegida.
Al alzar la cabeza, me dí cuenta de que el sendero se dividía en dos.

¿Dos? Antes no había dos. ¿O sí? No, no podía ser. Solo había un sendero. Estaba perdida. Completamente perdida. Pero había caminado tan entusiasmada al principio, que quizás no me di cuenta de que había dos caminos.

Todo se había vuelto una pesadilla. Volví a darme la vuelta y corrí lo más rápido que mis piernas me permitían. Sentía que el sendero cada vez se estrechaba más. Que los árboles cada vez me encerraban más. Que la noche cada vez era más profunda.

Y en aquella vorágine de desesperación grité y corrí, grité todo lo que pude. Cerré los ojos y seguí corriendo.

Pero entonces sentí que me caía, que me caía y no tocaba suelo. Que me hundía en algo profundo que no tenía fin. Abrí los ojos y sentí vértigo al ver aquél abismo profundo que me enterraba para siempre en sus confines.

Necesitaba salir de ahí, necesitaba volver a ser yo. Necesitaba que aquél abismo se acabara. Sentí ganas de vomitar, de cerrar los ojos y no abrirlos más. Pero entonces recordé la frase del árbol. “Lucha” .

Desee que aquella pesadilla acabara. Soñé que volaba entre las nubes y me olvide del abismo.

Abrí los brazos y respire con fuerza. Sentí una textura algodonosa rozándome las manos y de pronto toque suelo.

Abrí los ojos por inercia y el corazón me dio un vuelco. Volvía a estar en aquella roca megalítica del principio. Volvía a estar rodeada de árboles en perfecta armonía.
No lo podía creer, casi sentía ganas de llorar, pero no lo hice.

Observe la piedra y el sendero que partía por detrás. Pero había algo diferente. Me acerque con pasos lentos hasta la piedra y me quede pasmada al ver que ya no ponía lo mismo. Entonces comprendí el cometido del bosque y que todo puede ser perfecto sí así lo sentimos. Solo había que confiar en nosotros mismos, en que somos capaces de lograrlo.

Leí la frase de la roca y sonreí.

“Unas veces estas en lo más alto y otras en lo más profundo, pero debes continuar pase lo que pase, porque eres capaz de hacerlo.”

3 comentarios:

Me ha gustado muchísimo, es un relato con una enseñanza que podemos aplicar a la vida.
es cierto que podemos crear nuestro propio camino y nuestras decisiones lo moldearán.
La capacidad de hacer frente a lo desconocido y no dejarnos llevar nos dará esa fuerza para conseguir recorrer el sendero.

Muy bueno, has expresado muy bien la incertidumbre y la angustia.

ya lo dicen, k cuando te pierdes en el boske no te muevas d donde estas... jejejeje es broma.

No se si sera casualidad o k leches, pero necesitaba leer algo así... con la semana tan horrible k he tenido T_T
Bueno me vi a estudiar...
EH! k me he pasado x aki! XD

Besitos!!!

Pues justo eso trataba de transmitir ^^

Me alegro mucho que os haya gustado ^^

muaakks

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: