El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...


Eiszeit-XII

Vuelvo a bajar la vista para que nadie me reconozca.
Esta ciudad está considerada como una de las más hermosas del centro de las tierras gnotas.
También es la más antigua, pero su diseño original se perdió hace milenios bajo los hielos eternos.
Ahora es un ordenado laberinto de suelos embaldosados y casas cuadradas revestidas de cristal azurè.
Mis pasos me suenan extraños sobre ese duro y plano suelo cuyo diseño ondulado es un perfecto mosaico de brillante azul, blanco y plata. Intento concentrarme en esos dibujos perfectos y no escuchar, no ver nada más. Pero algo me hace perder la concentración. De algún modo dejo de sentir la presencia de Humè y eso me hace levantar la mirada. La veo muy por detrás de mí, rodeada de eiszes que la miran con curiosidad.
Avanza lentamente entre los cuerpos que le abren paso y me doy cuenta de lo estúpido que he sido. Camino hacía ella y cojo la manga del abrigo para no perderla.

Lo siento Humè.

Miro sus ojos muertos para no ver nada más, pero debemos continuar, no puedo soportar por más tiempo el estar en mitad de la calle.
La ciudad cerrada, de altos muros y situada en un valle que la protege del viento helado y no deja que la nieve cuaje en sus artificiales calles. El ambiente me resulta sofocante, necesito el aire cortante que me cuartea la piel de los labios.
Algunos eiszes nos dedican una fugaz mirada, pero continúan sin darle mayor importancia.
Sus ropas y calzado son mucho más livianos que el mío, adaptado a ese microclima que han creado en el interior de la ciudad. Son tantos…
Pero no hablan entre ellos, no sonríen. Sólo caminan sin mirar a los demás.
Les ha llamado la atención ver a Humè caminar sola en apariencia. Para los eisze los redivivos son sirvientes o mascotas y todos llevan una correa de la que pende una cadena.
Solo los pervz se atreven a llevarlos sin ella, tratándoles como iguales. Pero ellos son los marginados, la vergüenza de la raza y viven en la periferia oscura y oculta de las ciudades.
Así que llevando a Humè a mi lado a sus ojos puedo parecer un pervz, aunque no tiemble y no rezume de mis labios la baba verdosa que les caracteriza.
Las calles siguen igual y los edificios en el mismo lugar, pero siempre me siento extraño cuando vuelvo a verlos. Desde que comencé a viajar esta ciudad comenzó a ser una desconocida para mí. A pesar de haberme visto nacer y crecer, jugar sobre sus baldosas.

Todas las gemas que consigo han garantizado una vida prospera a mi mamke y mi hermana Sosna, así que su casa se halla en la parte más favorecida de la ciudad, mirando a la plaza de Delirisjna. Donde desemboca el camino del palacio del Declive y están los reales dormidos.

Un nutrido grupo de eiszes rodea a seis Donzhelas sirvientes del palacio y de los reales dormidos.
Están de pie sobre el borde de una de las cuatro fuentes de la plaza y dejan que los arcoíris que se forman cuando los tenues rayos de sol se fragmentan el agua de los múltiples surtidores les bañe mágicamente mientras cantan himnos en honor a los reales y el rito que se celebrará en dos días.

No me interesa escucharles, tiro de la manga de Humé y me deslizo lejos de la gente en dirección a una casa cuyo porche se sostiene por sendas columnas talladas en espiral. Deslizo una mano por el curvo diseño del mármol. Cuando las encargué pretendía que me recordaran a las columnas de hielo de las grutas ocultas en el desierto blanco. Pero son demasiado simétricas para parecer algo hecho por la caprichosa naturaleza.
No hay nada dentro de esta ciudad que me recuerde al exterior.

Me giro hacia Humè y me aseguro que su abrigo esté bien abrochado. Me estremezco cuando mis dedos rozan su helada clavícula y no puedo evitar recrearme con la visión de su perfecto rostro marmóreo.
Me permito un roce más de su cuello. Siento algo dentro de mí que no he de sentir, algo prohibido y peligroso.
Me giro dejando a Humè a mi espalda y camino lentamente hasta la puerta de metal argentè, retrasando el inevitable momento en el que levante la mano y haga sonar las campanillas.
Siento el roce del bajo del abrigo en mis pantorrillas.
Humè, estás tan cerca…

Mi mano se levanta como en un sueño y siento como mis dedos se cierran alrededor del cordel blanco y como el tintineo cristalino de las campanillas se oye en el interior cuando tiro de él. No tardo en oír pasos cerca de la puerta y como esta se abre.
Una mujer joven de cabello corto del mismo tono plateado que el mío aparece frente a mí. Lleva un vestido austero de color blanco con una cinta gris ciñéndole la cintura, su mirada del mismo azul intenso que mi ojo derecho, es seria y desprovista de sentimiento.

- Onilysh Sveritze, ya estás en casa.
- Onikshiy Sosna. Siempre vuelvo, ya lo sabes.

continuará...

4 comentarios:

Me encantaaaaaaaaaa!! No había leido lo último!! Es un placer seguir leyendo esta historia porque tiene algo mágico que te anima a seguir.

La gente de la ciudad me recuerda a la de una ciudad normal, nadie se mira, a nadie le importa nada, solo saben burlarse de lo extraño y solo alzan la vista para despreciar. Aunque me gusta que él se preocupe tanto de ella, es muy tierno ^^

Lo dicho, esta historia sigue siendo igual de atrayante que al principio. Siempre lenta pero segura.

Estoy de acuerdo con ojodegato en lo de las gentes de la ciudad, supongo que eso pasa en muchos sitios. Pero me sigue pareciendo super monisimo en su forma de comportarse con Humè. Haber que tal le va por casa.

wow! tu estilo aun me asombra, cada palabra encaja con la otra y hace la historia tan mágica♥ Me encanta los nombres que usas, "Donzhelas" "Delirisjna" me encaantaaa ! se me hace tan original y no se, magico y asombroso y.. :D
Esperare para saber como es su mamke, tengo mucha curiosidad, su hermana no parece muy, mm cariñosa.
Perfecto, perfecto, en fin. Queria pasar por aqui desde hacia rato porque todo el día lo paso mas inspirada ^^

Un beso! bye bye

gracias a todas y perdón por la ausencia.^^

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: