El Templo del Ocaso

Blog de relatos de escritores novel. Fantasía, Terror, Romance...


El aullido

Escuché un aullido terrible que provenía del pie de la montaña. El eco de la elevación rocosa magnificaba el sonido y lo distorsionaba asemejando el lamento de algún demonio del inframundo.

Tensé mi arco y lancé una flecha al cielo para avisar a los hombres y dioses que caminaban por aquel vetusto bosque, cuyas raices habían contemplado el mundo eones atrás.

El aullido se hizo más profundo y desconsolado. Las aves alzaron el vuelo como una nube oscura que cubrió el cielo por unos segundos mientras huían del lugar de donde surgía aquel melancólico sonido.
Ahora sabía el lugar exacto y me debatí con la idea de si dirigirme allí.
Mi carcaj estaba lleno y mi alabarda afilada. La cabeza de un demonio sería una buena ofrenda para el tótem del pueblo y yo quería impresionar a los dioses.

Limpié la pintura de mis brazos y rostro. Eran símbolos dibujados con una mezcla de arcilla y pigmento de flores áureas, la que se usaba para ser un cazador de este mundo.

Abrí mi bolsa y busqué la piedra de almas pulverizada. me mordí el pulgar y dejé que la sangre surgiera para hacer la mezcla con la que cubríamos nuestra piel con los símbolos de los cazadores del otro mundo.

Me encomendé a los dioses de la vida y la muerte y caminé hacía el bosque que abrazaba el pie de la montaña.
Mi imaginación comenzó a recrear la gloriosa imagen de mí dando muerte a una bestia terrible. Imaginé su aspecto, dándole una apariencia tan monstruosa que podría amedrentar al más valiente.
La penumbra del bosque me engulló, pero yo caminaba decidido en busca de mi presa.

El aullido estaba cada vez más cercano y su lamento retumbaba en mi pecho. Las imágenes de mi mente comenzaron a distorsionarse y cambiaron.
Ahora veía a mi gente repudiandome por haber dado muerte a la bestia. Se burlaban de mi y me llamaban "vergüenza".
Esa visión me hizo un nudo en la garganta, pero no me dejé llevar por ella y forcé a mi mente para imaginar la lucha contra la bestia y el triunfo.

El lamento cada vez se volvía más y más profundo, más y más vibrante. El mismo bosque parecía temblar con él y yo me sentía cada vez más apagado.
Las imágenes se volvieron grises y dolorosas. Muerte, perdida, rechazo. Todo eso me inundó hasta lo más profundo del alma.
Mis pasos se volvieron lentos. Aún así no me detuve mientras la tristeza hacía mella en mí y se me llenaban los ojos de lágrimas.

El aullido continuó guiándome.
ya no lo sentía como el horror de un ser demoníaco; ahora sentía lastima por el que lo profería. Podía sentir todo el dolor y la melancolía que expresaba como si fuera la mía.
me pesaba el pecho y las lágrimas rodaban incontenibles por mi rostro.
El arco cayó de mi mano, la alabarda quedó apoyada en el tronco de un árbol. Ya no era capaz de caminar, el doloroso peso de esa tristeza me hizo caer y caminar a gatas, casi arrastrándome.
Anhelaba llegar al lugar donde alguien aullaba de ese modo tan desconsolador y abrazarle, decirle que podía entenderle y que no estaba solo.

la oscuridad se había hecho casi total mientras continuaba arrastrándome y llorando desesperado. Los árboles parecían ser cada vez más grandes y retorcidos. El mismo aire parecía temblar por el aullido que se había vuelto ensordecedor y me destrozaba de pena.

ya estaba casi derrotado, arrastrándome como un reptil por esa tierra cuarteada por la melancolía.
Algo de luz apareció frente a mí y se hizo el silencio. me puse de pie ayudándome del nudoso tronco de uno de esos árboles consumidos y entré en un claro vacío.

No había nada.
No había nadie.

¿Dónde estaba el ser desdichado por el que había atravesado ese bosque maldito para poder acompañarle en su terrible pena?
Sentí como se me perforaba el pecho y sollocé a pesar de haber gastado todas las lágrimas. Estaba solo y sin posibilidad de consuelo.

Un horrible aullido surgió de mi garganta y otro y otro más; tan profundos y tristes como el que me había atraído. el tiempo pasó y mi pena se hizo cada vez peor, mi garganta se rompió haciendo mis lamentos más roncos y bestiales. Ya no tenía fuerzas para moverme, pero aún así no morí y sólo aullaba deseando la liberación de todo ese dolor que me consumía.

No se cuanto tiempo pasó. Pero entonces un día vi entre la neblina de mis ojos secos, casi muertos, como alguien se acercaba al claro y justo antes de que pudiera verme, desaparecía de este mundo.
Entonces lo supe, él había venido a tomar mi lugar como yo lo había hecho con otro.
Los cazadores eramos cazados por la tristeza y siempre habría un aullido.
Un bucle sin fin.

5 comentarios:

Un relato precioso ^^ Ya te lo dije cuando lo leí, pero igualmente, me encanta como se va desarrollando la angustia del personaje y ese circulo sin fin del final, aunque es triste.

Excelente!! Super atrapante y con un final inesperado. Me encantó. Ya extrañaba tus relatos, Eliudrae.
Saludos :)

Espectacular. Un relato muy bueno. El final sorprendente, aunque mientras vas leyendo el final ya te lo esperas. Un saludo.

gracias. El relato surgió solo, no tenía ni idea de lo que iba a escribir mientras lo hacia y así quedó.

Bienvenido F.M. Coronel.

wooow IM-PRE-SIO-NAN-TE!! ^^ me encantó! Completamente de acuedo con Sheyla :D precioso y como desarrolla la angustia del personaje, poco a poco, en aumento.. hasta que llega al aullido..y.. de nuevo.
Los mejores relatos vienen solos, este quedo perfecto..
Mis felicitaciones (envidia ¬¬) jaja, me encantó ^-^

Blog Widget by LinkWithin

Sobre el blog

Bienvenidos al Templo del Ocaso...


Este es un pequeño santuario dedicado a la inspiración literaria; hogar de pequeños relatos que varias autores queremos dar a conocer al mundo y que esperamos sea del agrado de nuestros visitantes.

Así que sientanse en libertad de leer y viajar a través de nuestras historias; esperamos que cada linea los una más a nuestro trabajo, y que nos acompañen a través de ésta experiencia.


Contacta con Nosotros

Si queréis decirnos algo, podéis hacerlo en este mail

templodelocaso@hotmail.com

Copyright

IBSN: Internet Blog Serial Number 429-80-776-91 Los relatos aquí publicados pertenecen a sus respectivos autores.Queda prohibido el uso total o parcial del contenido de este blog sin el permiso de los autores.

MyFreeCopyright.com Registered & Protected Free counter and web stats * TopOfBlogsWriting Blogs - BlogCatalog Blog Directory Blogs con EÑE Templo del Ocaso

Crea tu insignia

Afiliados

Editora Digital Nimphie Image Hosted by ImageShack.us Powered by BannerFans.com Create your own banner at mybannermaker.com! Akasha Valentine

El Blog de Mavya PhotobucketCreate your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!

Los relatos de Vaeneria
Create your own banner at mybannermaker.com!
Mas allá de la Eternidad...

¡Afilianos! Copia nuestro código y déjanos un mensaje en el Tagboard con un link a tu sitio.

Para el cursor del ratón sobre la zona de texto y cópialo. Aunque no lo veas ya que la letra es en color blanco por defecto, el texto está ahí y lo verás al copiarlo.

Seguidores

Déjanos un Comentario :)

Las Escribanas del Templo han enviado a una mensajera: